Monday, June 25, 2007

El Corte Inglés y el mal uso de los SMS

El otro día antes de mi viaje a Segovia pasé por el Corte Inglés para realizar unas compras de última hora, unos chinos. Fui al stand de la marca que quería me probé varios modelos y al final la talla que yo quería no se encontraba disponible, pero el responsable y la dependienta, con un trato muy agradable, me comentaron que en menos de una semana los habrían recibido, por lo que si estaba interesado les dejara mi número de teléfono móvil, para que en el momento de recepción me lo comunicasen y me despreocupara de ir todos los días a preguntar.


Después de un mes he recibido en mi móvil el siguiente mensaje:
"EL CORTE INGLÉS LE COMUNICA QUE YA DISPONEMOS DE LA CAMISA QUE SOLICITO EN EL DEPARTAMENTO DE THOMAS BURBERRY DE ..."

¿La camisa? que camisa si yo había ido a por unos pantalones... a la hora recibo otro mensaje:


"EL CORTE INGLES LE INFORMA QUE YA DISPONEMOS DEL PANTALÓN DE DOCKERS QUE SOLICITO, SI SIGUE TODAVIA INTERESADO DIRIJASE A ... GRACIAS"


Por fin, 1 mes después han llegado mis pantalones, después de este tiempo ya me había comprado otros, por lo que caso omiso al SMS. Tanta innovación para que te llegue un SMS que ni te interesa y otro con un retraso sorprendente.


Hoy he leido en un blog , lo interesante del uso de esta tecnología, pero yo puntualizo, el correcto uso, porque si tratan a todos sus clientes igual que a mi , más de uno se irá a la competencia y algo peor hablará de la mala utilización de este servicio.


Un saludo, Phoenix.

2 comments:

Rafa said...

Tampoco iría mal que mejorasen la logística (¿1 mes?).

Lo de los avisos por sms está bien cuando la respuesta es bastante inmediata. Imagino que después de 1 mes sólo te pueden entrar ganas de ignorar el mensajito.

Saludos

Phoenix said...

Tienes razón Rafa, me sorprendió bastante, proque hacer un transfer de ortro Corte Inglés cuesta 1 día como mucho, en mi opinion lo que funciona mal es la coordinación del servicio, y un día se acordaron y me mandaron el SMS.

Un saludo, Phoenix.